Cuando “Macho” goleó en el Vicente Calderón, Camp Nou y Mestalla

0
451

Ya no había nada que demostrarle al fútbol español. “Macho” Figueroa se estaba labrando por sí mismo un nombre en la “Madre Patria”. Llegaba la temporada 1984-85 y aquí se dio el lujo de golear en otros tres templos del fútbol hispano. Ya lo había hecho en el Bernabéu.

En la cuarta jornada de la temporada le dejó un triplete al Málaga en La Condomina. Y para los primeros días de octubre tocó el cielo. En cinco días visitarían al Atlético en Madrid y después recibirían al Barcelona en casa.

En el Vicente Calderón, Miguel Sánchez en propia puerta y Quique Ramos a los 28’ ya tenían encaminado el pleito para el Atlético de Madrid que era entrenador por el ilustre Luis Aragonés y tenía en el ataque a Hugo Sánchez. El “Macho” acortó las distancias pasando la hora de partido; fue a su estilo, disparo desde 30 metros que le hizo un mal pique al portero Ángel Mejías.

Cinco días después llegaba el Barcelona con el inglés Terry Venables en el banquillo de entrenador. Las figuras más reconocidas en ese entonces por los catalanes se recuerdan al escocés Steven Archibald, los seleccionados Alesanco y Víctor Muñoz además del alemán Bernd Schuster.

Marcos puso a ganar a los blaugranas a los 47’ de juego, pero faltando nueve minutos llegó la oportunidad que tanto esperaba el delantero catracho. Tiro de esquina, Alesanco despeja de cabeza, pero termina estrellando la pelota en un rival y de ganancia le quedó a Figueroa que empujó sin problema a las redes para marcar un empate que se celebró como un triunfo en todo Murcia.

En el juego de ida de la tercera ronda de la Copa del Rey, Figueroa le marcó otro tanto al Barcelona, esta vez en el Camp Nou. Una pelota al espacio le fue enviada y en medio de dos zagueros observó salido al portero Urruti, lanzó el fogonazo que no pudo ser detenido y para adentro. Era el 1-1 de un juego que el Barca sentenció 4-1 en su casa.

En la jornada 22 de ese campeonato, también celebró un gol en el Luis Casanova, ahora conocido como Mestalla. Valencia ya celebraba los dos puntos que le daban el solitario tanto de Robert Fernández. A falta de seis minutos, una mano involuntaria de Serrat fue señalada como penal. “Macho” le dejó ir un misil al portero Bermell y Valencia quedó consternada tras el resultado.

Murcia fue el último de la tabla, y nuestro compatriota se fue con ellos a la Segunda División y cuando su equipo regresaría a la siguiente temporada, Figueroa agarró sus maletas y se fue para el Hercules de Alicante, y eso es otra historia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here