Un partido enredado, y con incidencias arbitrales, así cataloga Diego Vasquez, entrenador del Motagua sobre el juego que hoy empató ante Olimpia.

“El partido fue trabado, pero por más que quería ver, es imposible no ver la actuación del árbitro, si no saca las amarillas que tiene que sacar, hay roces, codazos, era roja para Bengston por codazo y roja para Portillo por codazo”, declaró Diego.

“Fue un encuentro sin situaciones de gol en los dos arcos, no me dejar un buen sabor el empate, fue un típico clásico, donde nadie quiere regalar nada, pero si intentamos por los costados y por en medio”, acotó.

“Hay que establecer que el partido se pelea y lucha y después se gana, pero si te matan a patadas tienes que responder, el rival propuso un juego físico y brusco”, finalizó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here