Después del partido entre Inglaterra y Argentina del Mundial de México 86, Steve Hodge le pidió a Maradona intercambiar sus camisetas. Desde entonces ha tenido en su poder la elástica de la ‘mano de dios’, una más codiciadas del mundo, pero jamás ha pesado en venderla, pese a que su valor podría rondar el millón de dólares.

“Se la cambié al final del partido y me han criticado mucho por eso. Algunos compañeros de la selección incluso se enfadaron conmigo por ello”, confiesa Hodge en una entrevista para la BBC. “Ese partido nunca será olvidado en la historia del fútbol. La verdad es que yo nunca le culpé por su gol con la mano. Maradona fue un jugador extraordinario. Era tan valiente como un león. Solía ser pateado en todas partes donde jugaba”.

La muerte de Maradona desencadenó un sinfín de llamadas telefónicas a Hodge. Las ofertas por la camiseta del genio argentino que posee no sólo no cesaron, sino que fueron en aumento. Pero el inglés no tiene intención alguna de deshacerse de ella. “Esta camiseta la he tenido durante 34 años y nunca intenté venderla. Tiene un valor sentimental increíble”, explica el ex futbolista.

Es precisamente ese valor sentimental del que habla Hodge lo que hace de la situación algo que hubiera preferido no tener que vivir. “Ha sido incómodo y desagradable. He visto artículos en Internet diciendo que quiero uno o dos millones y eso es mentira. Creo que es irrespetuoso y totalmente incorrecto. No está a la venta. Que quede claro”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here