La conmovedora carta que la hija le escribió al “Macho” Figueroa

0
814

Durante el sepelio de la leyenda del fútbol catracho, Roberto “Macho” Figueroa, su hija Alejandra leyó una carta que fue depositada junto su padre, la misma la reproducimos de forma íntegra:

“Nunca me imaginé ni me preparé para escribirte estas palabras y hoy que lo estoy haciendo me parece mentira que ya no estés físicamente con nosotros. Hay tantas cosas que me quedaron por decirte que podría estar días escribiendo seguramente.

Cuando me di cuenta de tu partida me quede sin palabras por primera vez en la vida, en mi cabeza resonaba lo último que me habías dicho y las tantas otras palabras que te quise decir. Pero por paradójico que suene, ahora tenemos todo el tiempo del mundo para decirnos todo. Comenzando por indicar que me siento infinitamente agradecida con Dios por haberme dado el privilegio de ser tu hija.

Ahora comprendo muchas cosas, siempre me he preguntado porque Dios me ha hecho tan especial y sin dudarlo fue porque tuve el privilegio de tener dos padres especiales.

Hoy papá, mi pecho está inundado de orgullo, estos días he podido sentir el amor y cariño que has dejado en miles de personas. Imagínate cuantos tienen el privilegio de decir que su padre es una leyenda del futbol en su país y en otro que queda al otro lado del Atlántico, así de importante fuiste, así de bueno fuiste.

Pero mas alla de eso fue conocer tu historia, por qué hoy todas esas personas y las próximas generaciones conocerán tu nombre, porque hiciste lo que mas amabas y en lo que ponías el alma y el corazón, espero que al igual que vos, yo tambien deje mi huella por este mundo, así de impactante y que nunca se borrara, así como lo hiciste vos, así como deberíamos dejarla todos los seres humanos, porque no me cabe duda, al ver los videos de todos tus partidos, que cada vez que entraste a una cancha lo hacías para dejar el alma.

Porque como me lo dijo mi mamá, en tu mente jamás se albergó la posibilidad de perder un partido. Todo ese amor que le regalaste a tu país en cada juego, todos los momentos de gloria, pero lo más importante, la humildad con la que los disfrutaste, serán un ejemplo para mí. Creo que no habrá ningún hondureño más orgulloso que vos, y si lo hay, sin dudarlo estarás entre los más orgullosos.

Papá, talvez nunca te lo dije, pero ¿te has detenido a pensar en todo el legado que dejaste? Lograste las cosas que muchos han soñado y vos lo hiciste realidad. También eso espero, que el día de mi partida cuando nos volvamos a encontrar, puedan decir lo mismo de mí. Pero sabes que Dios en su infinita misericordia nos regala conversaciones interminables donde puedo sentir tu abrazo y tu consuelo cuando lo he necesitado. Noche enteras en las que te puedo pedir consejos y tu bendición, donde te amo con más fuerza, con mayor entrega porque ya no hay mas reproches de ningún tipo y nuestro amor ahora es incondicional porque se que nos estás viendo y puedo imaginarte con tu sonrisa inigualable, ahora ya no hay diferencias entre nosotros, porque sabes que siempre te amé y quería lo mejor para vos.

Ahora si vamos a recuperar el tiempo que no pudimos compartir papá, porque estas en cada amanecer y en cada anochecer y como nunca te gustó perder ni siquiera en los entrenamientos, hoy repito tus palabras: que si fuimos nosotros tu mejor partido, hoy solo es un hasta pronto porque seguramente nos encontraremos y me volverás a decir que soy tu consentida, porque el partido no ha terminado… esto solo es el descanso.

…Alejandra Figueroa

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here