SIN SER FUTBOLISTA JUGÓ EN EUROPA, MÉXICO, BRASIL , USA, ETC…

0
487

La historia del futbolista que nunca jugó un partido es una epopeya difícil de creer, pero es verídica. 

Esta es la historia de Carlos Henrique Raposo el futbolista de Botafogo, Flamengo y Fluminense que nunca llegó a pisar el campo.

El Kaiser” engañó a directivos , entrenadores y la prensa.

 Más conocido como Carlos Kaiser, es un “exfutbolista”  ( porque de algún modo tenemos que llamarlo) brasileño que pasó a ser conocido como un «futbolista de farsa». Fue seleccionado para jugar con diversos clubes de Brasil y del mundo de importante nivel en su carrera de una década, pero nunca jugó un juego reglamentario completo y ocultó su capacidad limitada con lesiones falsas, cambios frecuentes de equipo y otras artimañas. 

Se hacia el lesionado cada vez que tocaba partido.

En un programa deportívo en Brasil   contó con detalles cómo, por más de 20 años, Raposo consiguió engañar a diversos clubes brasileños (Botafogo, Flamengo, Bangu, Fluminense, Vasco da Gama, América) y del exterior (Puebla de México, Independiente de Argentina, El Paso de Estados Unidos y Gazélec Ajaccio de Francia), formando parte de sus equipos, pero sin jugar partidos oficiales con ninguno de los equipos mencionados. Tan solo disputó seis encuentros en sus muchos años como profesional, ninguno de ellos completo y no llegó a anotar ningún gol.

Traspasos millonarios y cobró sueldos de “Crack” sin ser futbolista.

En esos seis partidos se las ingenió para fingir lesiones para justificar su bajo rendimiento. 

Su gran “carrera” se la debe a que era amigo de los entonces futbolistas Carlos Alberto Torres, Renato Gaúcho, Ricardo Rocha, Romário, Edmundo, Gaúcho, entre otros, que lo recomendaban a equipos de gran nivel.

Confesó que al principio lo hizo para ser popular con las chicas.. luego fué por negocio.

Raposo ganó el apodo del Forrest Gump del fútbol brasileño, aunque su apodo Kaiser es el más usado, debido a su parecido con Franz Beckenbauer.

También es recordado por fingir comunicaciones con equipos extranjeros por supuestos pases internacionales en inglés con un teléfono falso en entrenamientos del Flamengo. La mentira fue descubierta cuando un médico que había vivido en el Reino Unido escuchó sus conversaciones sin sentido.

En 1989, cuando estaba a punto de debutar en el Bangu, por temor a que  descubrieran “que no servía”  comenzó una discusión con un aficionado del equipo rival para ser expulsado.

El “impresionante” record deportívo.

Lo más grave es que ahora  es entrenador personal.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here