Zidane le transfiere la crisis al Barcelona: 1-3 en el mismo Camp Nou

0
23

El mejor técnico del siglo que ha tenido el Real Madrid llegaba al Camp Nou envuelto en una crisis. Por increíble que parezca, una parte del madridismo ya pedía su cabeza y esta vez, de forma magistral y en el mismo estadio del Barcelona, donde nunca ha perdido en esa área técnica, goleó y se aflojó la soga del cuello.

Ambos llegaban de perder sus últimos juegos de Liga con la excepción de que el equipo catalán llegaba maquillado por la goleada a media semana al modesto equipo húngaro que enfrentó, pero en el campo de juego, la crisis no se evidenció porque los dos se tiraron a matar por esos tres puntos.

El Real Madrid pegó primero desde los 5’ con un trazo mágico de Benzemá, como plasmado en un lienzo hacia Valverde. Fede se paró ante Neto y definió como los grandes.

Pero esa alegría les duró poco. Alba por la derecha le comió mandado a Varane y metió rezago, Fati, que estaba como nueve se le adelantó a Ramos y le cambió la trayectoria a Courtois y volvía la sonrisa en Catalunya.

En el resto de la primera parte, el portero belga del Madrid le tapó un gol cantado a Messi y en la otra portería, Neto hacía lo mismo con un disparo de Benzema.

En el segundo tiempo, el local embotelló a su odiado rival, pero eso solo fue como agarrarlo del cuello sin golpear, no metían miedo como si lo hacía el Real Madrid jugando al contragolpe. En esos “ires y venires”, los blancos hicieron ver mal a la defensa catalana y agrandaron al meta Neto.

El partido cambió tras que el árbitro central Juan Martínez, auxiliado por el VAR señaló como penal un claro agarrón de camiseta de Lenglet sobre Ramos y el mismo capitán merengue ajustició para poner el 1-2.

A partir de entonces, el Real Madrid jugó a placer en el mismo Camp Nou pero ese dominio no se reflejaba en el gol de la tranquilidad hasta que llegó Luka Modric, recogió una pelota suelta, dejó acostado a Neto y mandó la pelota al fondo de las redes para alejar a siete puntos al Barcelona y trasladarle la crisis a Koeman y Bartomeu.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here